La segunda carrera de la temporada, marcada por unas condiciones sumamente cambiantes en el asfalto, supuso un auténtico reto para pilotos y máquinas, a lo largo de más de 170 km de lucha contra el cronómetro, a lo largo de los cuales hubo una enorme alternancia de líderes.

El Rali do Cocido, segunda cita del Campeonato Gallego (y que en su vigésimo tercera edición pasaba la preinspección federativa, de cara a un posible ingreso futuro en el calendario Nacional), fue también el segundo envite de la temporada para los pilotos del Trofeo Top Ten Pirelli Castrol.

Todo comenzó el viernes por la noche, con un tramo urbano donde Alberto López marcaba el mejor crono. No obstante el piloto lucense sufría problemas mecánicos en el inicio de la jornada del sábado, siendo uno de los primeros abandonos importantes en una etapa que deparaba otras once especiales cronometradas.

Alberto Nimo comenzó muy fuerte en la sección matinal, pero no pudo contener a un Álvaro Méndez que llegó a la mitad de carrera cómodamente instalado en la cabeza del certamen, por delante de César Gonzalves, que a pesar de algún que otro percance, mantenía un excelente ritmo y lograba contener a Félix Macías y José Lista. Durante la sección de tarde, Méndez seguiría siendo el más rápido, lo que unido al abandono de Gonzalves, le permitía ampliar diferencias respecto a Macías y Lista, que terminaron escoltándole en el podio.

Fuente: Galicia en Rallys